Los negocios en China. Parte 2: Socios

Tal como hablamos en el anterior post sobre China, es bastante complicado introducirse en el mercado, pero no imposible. Hoy comentaremos los dos tipos de mentalidades existentes dentro de la población pro-laowai (palabra a aprender: guiri) y cómo buscar un socio chino. Como sabéis en este blog, sólo hablamos bajo nuestra experiencia, lo mezclamos bien con anécdotas e historias reales para que puedas entender un poquito más qué es lo que ocurre en China. ¡Espero que te ayude!

A la hora de iniciar nuestra búsqueda de socio chino debemos tener en cuenta dos factores clave: si está en España, los años que hace que ha salido de su país y la región de donde viene y si está en el país de origen, la predisposición empresarial real (muchos están solo por presión social) y el contacto que tenga con occidentales. Vamos a organizarlo por puntos:

Si está en España y lleva mucho tiempo aquí:

Existe un punto interesante y controvertido sobre parte de la población china que emigró hace muchos años, se quedaron con el sentimiento y la imagen de lo que fue su país hace ya ciertos años. Tengo una anécdota interesante con un amigo chino afincado en España desde hace 20 años, hablando de mi experiencia el me decía que era imposible lo que decía de su país, no me creía cuando hablaba de China, de cómo todo había cambiado. En otra ocasión, hablando con otro compañero chino que hacía casi 10 años que estaba en España, tuve la misma respuesta, tenía una idea muy opuesta a la mía de lo que era su país y la población que hay hoy allí. Seguramente ambas ideas sean reales, China es inmensa y allí todo cabe.

Este es un estupendo ejemplo de socios nativos no potenciales, han crecido en dos mundos diferentes, tienen recuerdos de China muy duros (tengo una amiga que rechaza completamente cualquier cosa que sea china, y ya ni me refiero a los calificativos que para ellos tiene), no creen en su evolución, y en algún caso incluso me he encontrado justificaciones maquiavélicas y conspiratorias detrás de cualquier tipo de avance. Esto hará que nuestro proyecto suponga un esfuerzo mental más intenso de lo necesario.

Actualmente, los chinos nativos afincados en ciudades de cierta magnitud saben que en China, ahora, todo es posible. Quizá en unos años deje de serlo, pero a día de hoy, es la tierra de las oportunidades. El socio ideal afincado en España es aquel que acaba de llegar, conoce de primera mano los avances de su país, los ha vivido, está esperanzado y se desenvuelve con soltura en la nueva jerga de su idioma. El idioma chino evoluciona tan rápido como ellos, y hay que estar al tanto.

Pero, ¿y si nos buscamos un socio en la distancia? Si nos basamos en la cultura china, el amigo de tu amigo, también es tu amigo. Pues a ese tienes qe buscar. No falta decir que la labor no será sencilla, en absoluto. Si encontrar un colaborador o socio en tu idioma y cultura ya es complicado, imaginatelo en China.

Yo cometí un error interesante cuando empecé a buscar el mio, es algo a evitar: normalmente, muchos de los occidentales que están en China intentan crear su propio negocio y pueden resultar un bache muy importante. Yo cometí el error de anunciar o lanzar una oferta laboral en un grupo de Wechat de 100 personas en una ciudad determinada de China, donde el 50% de los presentes eran occidentales. Presenté mi negocio y a continuación el PDF con la oferta. Soy consciente de ser una pequeña competencia a todos aquellos que llegan a China de cualquier manera y terminan dando clase de cualquier idioma, sin titulación ni experiencia (para aquellos titulados resulto una estupenda colaboradora, no hay miedo). Pequeña, porque yo ya no me encontraba en China pero es verdad, que ofrezco una formación real y de calidad.  En 5 minutos, tres o cuatro de los presentes (occidentales), habían tirado por tierra el proyecto, sin leerse la oferta, sin plantearse que incluso a ellos podría interesarles. En 5 minutos se había creado una bola sobre “si yo me creía que eso iba a implantarse allí”. El resultado, catastrófico. Lo que ellos no sabían es que varios de los presentes chinos se habían interesado anteriormente de forma privada y a partir de sus comentarios, rápido se echaron atrás. El planteamiento de implantación había sido propuesto bajo un estudio de mercado y competencia, era viable (y contrastado con otra emprendedora china), pero no interesaba tenerme allí. He de decir, que en privado uno de los occidentales luego me dio las gracias por ofrecer el puesto, dado que nadie se atrevía a lanzar nada (claro, con esas expectativas). ¿Moraleja? “el amigo de mi amigo es mi amigo”, y si esa primera persona habla mal de ti o de tu empresa o quiere hacer daño, estas perdido. Muévete en círculos pequeños, no lo airees a los cuatro vientos, ve poco a poco y con buen pie, (incluso para lanzar una oferta de trabajo), evita a los occidentales que no conozcas (esto quizá es feo decirlo, pero por experiencia propia) y haz prueba y error de uno en uno. Encontrar un socio en China puede ser arduo y cansino, un trabajo que te llevará mucho tiempo.

¿Y qué pasa si no conozco a nadie ni nunca estuve allí?

Pues o bien buscas un socio/colaborador que sí, o empiezas a integrarte. Poco a poco, puedes empezar con algún cursito de chino, intercambios de idiomas, Wechat y sobre todo, con mucha paciencia y más interés. Hay empresas que se dedican particularmente a este tipo de cosas, poner en contacto uno y otro país, también puedes iniciarte con alguno de ellos y cuando tengas más soltura, lanzarte tú sol@. Os dejo el LinkedIn de una de ellas –> Ayuesen Global

¡Mucha suerte!

Yanire Ramos

General Manager Virtual Lessons

Comments