Los negocios en China. Parte 1

Tras años trabajando con mercados asiáticos y otros tantos estudiando el idioma chino, me embarqué en esa estupenda aventura de la convivencia. Maleta en mano me instalé en la zona sur de China, Kunming, capital de la provincia del sur Yunnan. Mi experiencia profesional y personal me han llevado a conocer de primera mano ciertas pautas y patrones que a día de hoy, pueden ser de utilidad a la hora de iniciar un negocio con el gigante asiático. 

En la entrevista que realizamos mi compañera Paloma Ausín y yo en Radio Internacional, en el programa “El que exporta…importa” hablamos de estos mismos temas y no podía evitar escribir sobre ello. Lógicamente son sólo algunas pautas, China tiene muchas vías, canales de desarrollo, duplicidades mil y sería imposible hablar de ello sólo en un post, pero aquí os dejo unas pinceladas que espero os sean útiles:

¿Comprar y vender en China?

Si bien es extraño para un occidental que no te atiendan en una tienda, es esencial comprender que pueden no comprarte o incluso no venderte si eres un pequeño empresario extranjero sin conocimientos del idioma o contactos. Como ejemplo poníamos el otro día en Radio Internacionnal una situación que yo misma viví en repetidas ocasiones: coger un taxi en una ciudad pequeña. Probablemente por tu pinta de extranjero te cueste un poco más de lo normal, y muchos no se paren. ¿Por qué? Quizá crean que es un problema el tema del idioma, que no te entenderán, no se sienten cómodos. Es más sencillo esperar un minuto más y coger a una persona china, quizá pague menos, quizá la carrera sea más corta, pero se quedan más tranquilos.

China sufre una increíble dualidad: por otro lado está la población a la que le encantan los extranjeros y por otro lado el miedo a lo desconocido. Hay una parte importante de la población que defiende a ultranza que cualquier cosa extranjera es mejor: no hay producto chino bueno, no hay educación china buena, ni siquiera el estilo de vestir les resulta aceptable. Por ello es tan complicada y a su vez tan posiblemente fácil cualquier implantación empresarial. Soy de la opinión de que todo se vende o compra en China, como en todos lados, solo hay que encontrar el canal de venta para una población ávida de crecimiento, ansiosa por conocer y más que preparada para evolucionar, aunque sea con calzador.

Cuando los que hemos pasado algún tiempo allí recordamos China, se nos vienen muchas cosas a la cabeza, pero entre ellas dos palabras clave: oportunidad y paciencia. Si bien es cierto que un contacto es totalmente necesario para cualquier tipo de negocio en China, no es necesario ser nacional para que tu producto triunfe. Como ya he comentado anteriormente, para algunos chinos, la marca extranjera prevalece en calidad y diseño. Lo que sí es esencial y básico es un conocimiento mínimo del idioma y su cultura. No podemos lanzarnos sin comprender por qué, cómo y cuándo.

Hay una diferencia importante si nuestra empresa es extranjera o si bien queremos emprender dentro de China, sobre todo en términos legales. Pero como esto da para un artículo entero, lo desarrollaremos íntegramente más adelante.

Qué herramientas usar para llegar a nuestro cliente potencial:

Como en todos los países, debemos aprender aquellas que usa la mayoría de la población nativa. Como decíamos en Radio Nacional, no nos podemos ni plantear usar Facebook o whatsapp, sino Weibo, Baidu o Wechat. Aprender a usarlas es esencial y para ello es necesario unos conocimientos mínimos del idioma. Hay muchas otras, investiga cual es la mejor para llevar a cabo tu negocio, ¡y adelante! 

A quién contratar y con quien colaborar:

Muchas empresas creen que para trabajar con China es necesario contratar personal chino. Se equivocan. Como ya he dicho anteriormente no todos los chinos rechazan la cultura occidental, es más, hay un gran interés por los productos y cultura extranjeros. La diferencia entre si triunfaremos antes o después es si conocemos bien con quién vamos a tratar.

Lo normal es que un occidental se encuentre con las puertas abiertas, por la hospitalidad asiática, porque les encantamos. Por lo tanto, un occidental que conozca bien su cultura, un mínimo del idioma, y que sepa mostrar interés y curiosidad puede sernos de gran ayuda.

El idioma chino es realmente complicado, y ellos lo saben, la preocupación, el interés y la constancia que se deben tener para poder aprenderlo denotan justo aquello que China demanda: atención.

Esto sin hablar del tema de los salarios. Afortunadamente, los chinos son tan increíblemente competitivos que tienen claro que para dar su 100% debes pagarles un sueldo que no merezca pensar en un plan b, a pesar de que culturalmente consideran que nunca ha de conformarse con un solo negocio. Los sueldos en China suelen ser más altos que en España (hablamos por supuesto de puestos que exigen cierta cualificación y en ciudades grandes), ten cuidado con lo que ofreces.

Para más información o si tienes curiosidad, ponte en contacto con nosotros, suscríbete a nuestra newsletter y recibirás las novedades que tenemos que contarte: conferencias, artículos, material de estudio, etc.

Aquí os dejo el enlace de la entrevista en Radio Internacional: clic
¡No te lo pierdas!

Yanire Ramos

General Manager Virtual Lessons

Comments

  • cesar bustos
    Responder

    Me agrada la forma en que comentas sobre los occidentales
    y justificas muy bien las actitudes de los chinos comunes
    es bueno que se contraten latinoamericanos para los trabajos de negociacion con chinos, como siempre todo depende mas bien de los indivudividuos y de la empatia cultural

    • Virtual Lessons

      Muchas gracias por tu comentario Cesar. Es cierto que contratar personal chino para negocios con China no siempre es una buena opción, depende de muchos factores, pero las empresas no siempre invierten en conocer de verdad el mercado donde pretenden introducirse.