Deme cuarto de ciencias y 200 de historia: el profesor a la carta.

El Profesor a la carta – Virtual Lessons:

Hace unos días de esos en que a la hora de la cerveza prefieres tomarte un no-café, un descafeinado, salió la tan actual conversación motivo de memes y demás bromas sin gracia: el por qué estudiar, si cualquiera con pocos escrúpulos y como decía Sabina, “la lengua muy larga y la falda muy corta” cobra más que un titulado con tres idiomas, ¿cómo convencer a un quinceañero de su deber de estudiar, de enriquecerse a nivel personal y de las posibilidades que ello te da? Pues en ese momento no hubo manera de imaginar el método, porque los culpables de esta situación somos todos, entendemos que estudiar sólo tiene una finalidad laboral y eso enseñamos a nuestros hijos y cuando la realidad se ha impuesto, nos echamos las manos a la cabeza.

Pero centrémonos en aquellos que estudian, con o sin carrera universitaria, que estudian por y para ellos. Alguien me comentaba la necesidad de “tutorización” durante el estudio, estudiar no ya como búsqueda laboral, sino también como medio de crecimiento personal y cierto es que leer y estudiar de forma autodidacta está bien, pero ni la red, ni un libro, te pueden guiar con el mismo orden y diligencia que un profesional. (Porque sí, un profesor cualificado con dotes para la enseñanza es un profesional).

Han proliferado de forma indiscriminada numerosas academias “de la nada”, “titulitis” a diez mil el más barato, cursos compactos para la masa. De todos los cursos que me llegan, la mitad no me sirven, de la mitad restante, descarto a su vez otra mitad por diferentes razones: desde el precio al temario, la falta de información sobre el profesor, o la realidad de su utilidad práctica. ¿Y no podría tener a un buen profesor que me enseñe sólo lo que yo quiero o necesito? Y además, sólo quiero que me enseñe lo que yo pida, y además quiero que sea de los mejores en su campo, y además, quiero estar en pijama en clase, no quiero salir de mi casa. Los empollones sabemos lo que queremos. Y esto es lo que proponemos: movilizar a todos aquellos profesionales que se fueron, que acaban de volver, que se quedaron aquí, con un alto nivel curricular para que te den clase a ti, y no a otro, a ti que eres exigente, que no te gusta perder el tiempo y que sabes exactamente lo que necesitas.

Por eso, llámalo a la carta, escuela moderna, de alto rendimiento, “aprender sin tonterías”, pero llámalo y pide ese cuarto de ciencias que te falta, esos 200 de historia que te gustaría aprender, y si te sobra tiempo, llámalo y pide, porque “nos ha hecho la boca un fraile”, porque estamos hartos de lo mismo, porque ya nos toca pedir y porque por Internet, además, es cómodo.

Hemos creado el profesor a la carta, llámalo, y pide.

Yanire Ramos

Directora Virtual Lessons

Comments